Cuidados para un tatuaje paso a paso

Cuidados para un tatuaje paso a paso

Los cuidados para un tatuaje durante los primeros días son muy importantes. Ten en cuenta que se trata de una herida abierta que debes intentar que cicatrice lo mejor posible.

Aprende a cuidar de tu tatuaje recién hecho

En Seguro de Tatuadores nos gusta velar por los tatuajes bien hechos, profesionales y artistas y sobre todo de las personas. Por eso hemos querido crear este artículo tan necesario como importante dado que muchas personas se hacen un tatuaje de forma improvisada y al final no suelen prestar mucha atención al profesional sobre los cuidados que un tatuaje recién hecho requiere. A pesar de que en el estudio de tatuaje en donde decidas realizarte el tatuaje el profesional encargado te dará las recomendaciones para el cuidado de tu caso en particular, en el artículo de hoy recogemos algunas de las pautas básicas de cuidado de tatuajes durante los primeros días. En primer lugar e independientemente del tipo de persona que seamos cuando nos hacemos un tatuaje, debemos tener siempre presente durante estos primeros días, que, un tatuaje no deja de ser una herida sobre la piel (de poca profundidad), y que por tanto, debes de llevar un tratamiento para favorecer el proceso de cicatrización, similar al de casi cualquier herida.

Cuidados para un tatuaje

  • Mantelo cubierto durante las primeras horas tras la realización: Puedes hacerlo empleando una tirita o un trozo de venda, en función de las dimensiones del tatuaje. De esta forma evitarás el contacto con la atmósfera y la deposición sobre su superficie de cualquier microorganismo o suciedad. Sin embargo, nunca mantengas la fina película de plástico transparente, ya que, ni protege al tatuaje de la luz y únicamente favorece su calentamiento propiciando la aparición de infecciones. Recuerda que es necesario que el tatuaje permanezca vendado durante las primeras 2-4 horas.
  • Limpia el tatuaje empleando agua y un jabón básico: El más usado suele ser la glicerina. Deberás de realizar la operación unas 2 o 3 veces por día, durante el primer mes. No emplees ningún tipo de esponja o elemento que pueda raspar o erosionar la piel, ya que no favorecerá el proceso de cicatrización de la herida. Es fundamental llevar a cabo el procedimiento con calma, realizando movimientos circundantes y suaves, y masajeando la zona a tratar. También es fundamental secar de forma correcta el área a limpiar. Bastará con propiciar unos pequeños golpecitos sobre la misma, hasta absorber por completo todas las gotitas de agua.
  • Hidrata la zona usando una crema antibiótica: Su aplicación está recomendada durante la primera semana, y es importante ser constante para mantener una correcta hidratación de la zona, evitando de este modo tanto infecciones (algunas tan graves como las infecciones por SARM), como agrietamientos o una tonalidad apagada de la tinta. Puedes conseguir aquí tu crema antibiótica.
  • Aplica un producto cicatrizante: Entre los principales cuidados para un tatuaje, el producto cicatrizante es lo más importante. Lo más recomendable es que contenga en su composición Vitamina A y Vitamina D. Decántate por un producto lo más natural posible que puedes encontrar aquí. Una buena opción es pedirle consejo al tatuador, él sabrá recomendarte cuál podría ser el más adecuado para tu piel.
  • Evita la exposición prolongada con el agua de la zona tatuada: Al menos durante las primeras 3 semanas. Evita el agua salada y el cloro de las piscinas, ya que evitarán la cicatrización y favorecerán la aparición de microorganismos.
  • Protégete la zona del sol: Aplica diariamente una crema con filtro UV y protección solar de, al menos, factor 30. De lo contrario la piel se irritará, resecará y el tatuaje perderá brillo. Claro esta no es una excusa para no ir al trabajo. Si puedes aplica también crema hidratante.
  • No mantengas el tatuaje tapado: Tras la utilización de la venda, es conveniente que dejes transpirar la piel. Emplea prendas que no opriman la zona.
  • Mantente alerta ante las señales que tu cuerpo pueda darte: Busca indicios de infección o alergia, y en caso de encontrarlos acude a tu médico de cabecera y exponle lo sucedido. En caso de sentir picor, evita rascarte, ya que dañarás la zona y extenderás las bacterias de forma rápida.

Con todo estos, ya tienes los cuidados para un tatuaje imprescindibles. Recuerda ser constante hasta que cicatrice del todo.